Zona Centro: Cañabota

Comparte con nosotros!!

Para la Wikipedia, la cañabota gris (Hexanchus griseus) es una especie de tiburón de la familia Hexanchidae. Habita las aguas profundas, avistado a profundidades próximas a los 2.000 m., y apenas ha evolucionado desde sus ancestros del periodo Jurásico hace unos 190 millones de años. Para Sevilla, el Restaurante Cañabota supone no renunciar a la mejor calidad del pescado de nuestros ancestros con la modernidad de estar en el local de moda 2017 de la ciudad. Bienvenidos para quedarse.

 

 

Con mucha suerte, llamamos al restaurante Cañabota un sábado a las 13:30 para probar si conseguíamos mesa para cuatro y nos encontramos que acababan de anular una mesa de cinco. Nuestra era. Normalmente tienen una semana de lista de espera en fines de semana. El local es pequeño, unas 7 mesas de 4 o 5 comensales y una barra donde disfrutar de la preparación de todos sus platos junto a una vitrina en la que te quedarás embobado con género como el de las fotos anteriores. Mientras esperas, te sirven un aperitivo de la casa.

No era, y digo era, mucho de pescado y siempre lo he tomado de 10 en La Azotea, pero he de decir que en el restaurante Cañabota de Sevilla esa elección se vuelve complicada.

La carta

Una carta repleta de los mejores productos que anteriormente habrás visto en la vitrina. Nos decantamos por una sugerencia de la casa y tres platos al centro para terminar con 1.400 gramos de lubina al carbón ante los que estábamos expectantes. No tenían carta de vinos, así que uno se tiene que dejar aconsejar por el servicio de mesa. Vamos al lío.

 

Hígado de Bacalao

Empezamos en el restaurante Cañabota con una Ensalada de Hígado de Bacalao. Vaya maravilla. Ya en la mesa nos recomiendan el plato por ser el que más sale y más gusta en la casa. Había que darle una oportunidad y decir que… ¡vaya platazo!. Los finos cortes sobre los que se sustenta el plato, unas finas láminas de champiñón, hacen que cada bocado sea una mezcla estupenda entre el mar y la montaña. No me acordaba probar un hígado de bacalao con ese sabor, y mira que el verde no es mi fuerte, con todo el sabor que le transmitía al plato. Entre los cuatro no quedaron ni unos simples verdes. Si no hubiéramos pedido la cantidad que teníamos apuntado, creo que hubiéramos repetido.

 

Ostras a la Parrilla con Mantequilla Tostada

Siempre que puedo tomo ostras. Ahora se han puesto de moda y no hay lugar en Sevilla que se precie que no las ofrezca, pero que las ofrezcan de una forma diferente estamos acotando mucho. En el restaurante Cañabota nos encontramos con una preparación que antes no habíamos probado por la ciudad: Ostras a la parrilla con mantequilla tostada, todo un manjar en el paladar. Dio para mojar el pan. La preparación en la parrilla dota a la ostra de ese sabor a brasa sin que sea el protagonista siempre bañado por una suave crema de mantequilla que hará que la combinación sea de mojar pan y chuparse los dedos. Las ostras muy frescas.

 

Sardinas con Pan de Semillas y Compota de Tomate

Todo un clásico, pero sin perder el sabor que tenía antaño. Unas tostadas de pan de tomate en la que descansa una sardina marinada. Una sardina protagonista del sabor del bocado. Sin nada más que añadir. Dale un par de bocados, cierra los ojos y disfruta de la experiencia. Experiencia no es otra cosa que volver y pedir aquello que recuerdas. Esa fue la definición hablando con Juanlu el responsable de que el restaurante Cañabota no pierda ni una pizca de personalidad.

Gambón, Acelga y Manitas de Cerdo

¿Cómo combinas unas buenas manitas de cerdo con un gambón? Sencillo. Sólo hay que saber extraer lo mejor de cada plato y unirlo en una pequeña hoja de acelgas. No me esperaba este plato. Un plato en el que uno no espera el gran sabor que ofrece. De los que al mojar pan dices que te tomarías otros diez sin pestañear. Será de los que vuelva a pedir cuando regrese a Cañabota. Platazo os habéis marcado, Juanlu.

 

La lubina de 1,4 kg.

Aquí lo mejor es dejarse aconsejar por el personal del restaurante Cañabota. Después de ver más de una mano de diferentes pescados, cada cual más bueno, nos decantamos por peso y color con esta lubina de caza deportiva. Marcada en la parrilla de carbón y puesta en el horno hasta que sale al punto.

 

Un platazo del que no se puede desperdiciar nada. ¡Vaya manjar! poder disfrutar de la piel, cocochas, parpatana…, de esta maravillosa lubina. En el Cañabota te lo sirven para que disfrutes de todo lo bueno que te da un plato con una frescura como este. Salieron cuatro buenas raciones para comer, si hubiéramos podido no hubiéramos dejado  ni las espinas. ¡Qué gran elección!

 

Postre

Los postres extraordinarios. Plátano a la brasa con chocolate y especias y una tarta de limón para que juzguen con sus ojos.

 

Por decir algo que no se haya dicho. No vas a encontrar en Sevilla un restaurante como el Cañabota. Ese lugar donde van a mimar hasta el último detalle. Un lugar donde no hace falta que se presuma de la calidad ya que se entra por la retina y se apodera de tus ganas de pedirlo todo. Un lugar donde el trato está a la misma altura de todo lo que nos sirven. Un lugar de sobresaliente donde ir si quieres probar lo de siempre nos da el mar con un toque diferente.

Restaurante Cañabota

Calle José Gestoso, 19

Teléfono: 954 87 02 98

 

Cañabota

Cañabota
9.5

Calidad

9.8/10

Servicio

9.5/10

Ruido

9.7/10

Precio

9.0/10

Volvería

9.5/10

Nos ha gustado

  • Calidad
  • Variedad
  • Servicio

A mejorar

  • Reserva

Rafael Benítez Moreno

Ahora comiendo con la Familia + Amigos +100% Sonreír e Inquieto Digital. Pragmático, Serotonina y Dopamina. (A)normal en distancias cortas. Innovación at @sngular Profe Universitario en @EusaCampus y Director Académico @EncamaraSevilla. Saco tiempo para comer bien ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *