Zona Centro: Mamarracha

Comparte con nosotros!!

De todo menos “mamarrachadas” encontramos en este bonito local, una de las últimas incorporaciones a la cada vez más nutrida nómina de ‘gastrobares’ que pueblan el centro de Sevilla. Escribimos sobre Mamarracha tapas.

Mamarracha - Fachada

Mamarracha – Fachada

La hermana pequeña de los ya asentados “Ovejas Negras” (situado en la misma calle Hernando Colón, unos metros más cerca de la catedral) y “La Chunga” (en la calle Arjona) demuestra que el éxito de los mencionados no es flor de un día ni fruto de la casualidad: tres propuestas similares pero muy diferentes, con personalidad propia y que pisan fuerte en el panorama gastronómico sevillano gracias a cartas escuetas pero sugerentes, muy bien resueltas, con sabores sorprendentes y un servicio que sobresale por juventud, profesionalidad y simpatía.

Pese a que siempre, ya incluso desde la primera visita, hemos salido encantados de Mamarracha, hemos esperado a pasar por sus mesas nada menos que en tres ocasiones para poder ofrecer una valoración ajustada. Y la verdad es que cada una de estas ocasiones ha igualado o superado a la anterior: ya sabéis que entre las reseñas de ‘Qué Bueno Estaba’ sólo aparecen aquellos lugares de los que podemos afirmar nuestro lema a boca llena, y nunca mejor dicho.

En ‘Mamarracha’ todo es bonito, empezando por su cuidado interiorismo de inspiración industrial, que ofrece el contraste de las paredes de cemento en bruto, en el área de la barra, junto al maravilloso jardín vertical que preside la zona de comedor.

Mamarracha - Jardín Vertical

Mamarracha – Jardín Vertical

 

Mamarracha - Detalle interior

Mamarracha – Detalle interior

En el interior, junto a una serie de alrededor de 6-8 mesitas, un reservado con una mesa cuya capacidad rondará los 10-12 comensales, y que se convertirá a buen seguro en una de las mesas más cotizadas del centro cuando se aproxime el mes de diciembre y sus interminables comidas y cenas navideñas.

Domingo de agosto y lleno a reventar, buena señal. Imposible coger mesa, así que optamos por ubicarnos en una esquina de la barra, junto al amplio ventanal de la entrada, donde estuvimos de lo más cómodos; a mí me pierden los detalles, y soy fan absoluta de los bares y restaurantes que, como ‘Mamarracha’, instalan colgadores bajo la barra para colocar el bolso, la chaqueta, o lo que se encarte.

Mamarracha - Espejo y Ventanal de la entrada

Mamarracha – Espejo y Ventanal de la entrada

 

En lo que respecta al apartado gastronómico, la carta de ‘Mamarracha’ se divide entre entrantes, especialidades, carnes y pescados. De todos los platos que hemos probado en nuestras diferentes visitas merece mención especial la “Paparracha”, todo un manjar a base de patatas, queso, bacon y cebolleta. No obstante, los 43º a la sombra que hacían en la calle en esta ocasión aconsejaban un menú algo más ligerito, así que reservaré una nueva cata de mi querida Paparracha cuando se adentre un poquito el otoño :)

Elegimos dos entrantes y dos principales para compartir: Pimientos del Padrón, Focaccia, Sardinas asadas y Lechazo de cordero.

Los Pimientos del Padrón, exquisitos, venían acompañados de un cuenquito de su ya famosa mayonesa de kimchi, absolutamente deliciosa.

Mamarracha - Pimientos del Padrón con mayo de kimchi

Mamarracha – Pimientos del Padrón con mayo de kimchi

 

A continuación apareció el Lechazo, la pieza más cara de la carta (14€), pero que bien los vale: la carne tierna y jugosa, acompañada de un cuenquito de salsa que parecía chimichurri y verduras asadas como guarnición. No soy especialmente aficionada a la carne de cordero, pero este plato es espectacular.

Mamarracha - Lechazo con Verduras Asadas

Mamarracha – Lechazo con Verduras Asadas

 

A estas alturas ya me estaba arrepintiendo de haber pedido tanto (siempre llenamos el ojo antes que el estómago), porque aún faltaban por salir la Focaccia y las Sardinas, y la llegada de la Focaccia corroboró mis “temores”: una generosa pieza abundantemente coronada por una riquísima mezcla de escalivada y queso fundido. Uno de los platos que no puedes dejar de probar si vas a Mamarracha: la imagen habla por sí sola.

Mamarracha - Focaccia

Mamarracha – Focaccia

 

Reconozco que hubiera disfrutado mucho más las sardinas que aparecieron a continuación con el estómago un poco más vacío, pero aún así mereció la pena probarlas: el pescado fresquísimo, el punto de asado perfecto y realzado su sabor por la salsa de ajo y perejil con la que las sirven.

Mamarracha - Sardinas a la brasa

Mamarracha – Sardinas a la brasa

 

La experiencia, además de gratificante desde el punto de vista del paladar, es de lo más agradable gracias al trato atento y profesional de su personal. Como ya hemos comentado, hemos estado en varias ocasiones, tanto días entre semana como fines de semana, en almuerzos y en cenas, con el local a baja ocupación y a tope, y siempre hemos recibido las mismas atenciones y las mismas sonrisas, un factor primordial en un sector tan delicado como la hostelería.

Mamarracha
Calle Hernando Colón, 1-3, 41004 Sevilla
955 12 39 11

Mamarracha en Facebook (web en construcción)

Mamarracha

Mamarracha
90

Calidad

10/10

    Servicio

    10/10

      Ruido

      8/10

        Precio

        8/10

          Volvería

          10/10

            Nos ha gustado

            • La comida: exquisita
            • Localización privilegiada
            • Servicio encantador

            A mejorar

            • No intentes aparcar en los alrededores
            • Precio algo elevado, pero merece la pena

            2 Respuestas

            1. Sin conoceros y al ver la foto en la que aparecemos, coincidimos el mismo domingo de agosto. Y no es en lo único que coincimos, mamarracha es mucho mas que comer bien, es una experiencia y un disfrute. Enhorabuena a juanma y su equipo

            1. 21 marzo, 2016

              […] de otros títulos como la Mamarracha, Tata Pila o la Chunga que pertenecen a la cadena, nos presentan este concepto que ha venido para […]

            Deja un comentario

            Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *