Zona Centro: Perro Viejo

Comparte con nosotros!!

Teníamos ganas de probarlo. Todo hay que decirlo. Perro Viejo, un nuevo concepto de restaurante en Sevilla del grupo Equipo MpuntoR, que ya cuenta con los asentados “Bar Antojo”, “Nikkei Bar“, “La niña bonita“, “Pez Tomillo”, a los que ahora se une, pisando fuerte, este Perro Viejo. No defraudarán las siguientes líneas y eso que fuimos a una semana abierto el local. Cuando coja el rodaje necesario puede convertirse en uno de nuestros favoritos.

Detalle Placa - Restaurante Perro Viejo

Detalle Placa entrada – Restaurante Perro Viejo

Sito en pleno centro de Sevilla, en la Calle Arguijo 3, llegamos un grupo de cinco comensales después de haber pedido mesa reservada unos minutos antes. Lo primero que llama la atención cuando entras es la cuidada estética que tiene el restaurante, así como la decoración. La cosa pintaba bien. Si Perro Viejo te enamora nada más entrar, ¿nos enamoraría también su carta?

Perro_Viejo_Sevilla_1.jpg

Detalle de la entrada – Restaurante Perro Viejo

El local cuenta con varias plantas y distribuciones. Nos encontramos rincones en los que perderse o salones que se fusionan como bar de copas en pleno New York sevillano.

Vista del restaurante desde la planta superior

Vista del restaurante desde la planta superior – Restaurante Perro Viejo

La primera grata sorpresa fue la amabilidad del servicio. Algo que casa con todos los locales por los que este grupo lleva apostando en Sevilla desde hace tiempo.

Lo segundo, y una vez sentados en una segunda planta (había una tercera), fue el poder estudiar su carta. Una carta en la que combinan a la perfección el acabado de los platos en las brasas con productos simples y de calidad, pero muy agradables a la vista cada vez que pasaba un plato.

Detalle de carta - Restaurante Perro Viejo

Detalle de carta – Restaurante Perro Viejo

Empezamos, para el centro, con unas lagrimitas de presa ibérica y un arroz de pato con setas. El mejor arroz de pato con setas, para nuestro gusto, lo sigue preparando  el Contenedor, pero hay que decir que éste, con su acabado socarrat, estaba también de muerte. Unos platos que a gusto de los presentes repetiríamos sin dudarlo.

Perro Viejo 3.jpg

Detalle lagrimitas de presa ibérica – Restaurante Perro Viejo

Lo sorprendente de un plato sencillo como son las lagrimitas de ibérico era ese toque rústico y casero de la salsa y un puré de patata que hacía de acompañamiento perfecto a este plato. No es un plato que digas ¡Vaya sorpresa!, pero sorprende que de su sencillez hayan conseguido un equilibrio de sabor y texturas formidable.

Perro Viejo Restaurante 4.jpg

Detalle arroz con pato y setas – Restaurante Perro Viejo

EL arroz estaba espectacular. Los cinco creo que hubiéramos repetido. No más de una pequeña capa de arroz con un crujiente en el fondo exquisito. Sabor y punto muy conseguidos. Para repetir plato.

Algunos somos de comer bien, por ello decidimos pedir unas costillas a la BBQ, un Solomillo de ternera y una merluza fuera de carta.

Las costillas puedo decir que eran muy buenas, con un punto fantástico. La carne se desprendía del hueso sola y el sabor era auténtico grill de la ruta 66. Creo que dije que de postre me pediría otras costillas. Con eso lo digo todo. Los valientes de las costillas fuimos Eduardo y el que escribe.

Perro Viejo restaurante 5.jpg

Detalle costillas BBQ – Restaurante Perro Viejo

El solomillo fue un plato que pidieron Carlos y Bosco. Según Bosco un “pelín” más hecho de lo que esperaba, pero estaba bastante bueno. Carlos por su parte ni habló mientras saboreaba tan gustoso plato. Al final la nota fue de 8 entre los dos. Acompañamiento de setas y patata asada. Volvemos a lo de antes. Buen producto y que no distraiga la guarnición.

Restaurante Perro Viejo 6.jpg

Detalle Solomillo – Restaurante Perro Viejo

Sonia pidió la Merluza, que como ya iba llena nos la repartimos entre unos cuantos. Sabrosísima y la salsa espectacular.  La pieza bien valía tener la misma nota que las costillas. Me hubiera tomado dos platos de merluza sin pestañear.

Restaurante Perro Viejo 6.jpg

Detalle Merluza – Restaurante Perro Viejo

Los platos son generosos tirando a justos. No te quedarás con hambre si eres una persona normal y echarás de menos un poco más de producto si eres un “bestia” como alguno de nosotros.

El servicio muy atento. Las tablets fallaron en algún momento y la coordinación de los platos no fue la que nos hubiera gustado. Al tener una semana de vida, comprendíamos que todo aquel negocio funcionará de 10 sin dudarlo en cuanto tengan un poco más de rodaje.

Ahora venía el gran dilema. Los postres. Una tarta de la Abuela y una torrija con helado que nos encantaron. La tarta de chocolate de galletas estaba buenísima. Creo que hubo algún tirón de orejas por el último trozo del plato a compartir.

Restaurante Perro Viejo 7.jpg

Detalle Tarta de la Abuela – Restaurante Perro Viejo

La torrija de leche no era de las mejores que he tomado, pero si que era un postre agradable para terminar la sobremesa. La tarta de la abuela de galletas la superó con creces.

Restaurante Perro Viejo 8.jpg

Detalle Torrija y helado – Restaurante Perro Viejo

Trato de 10. Un poco desubicados y con falta de coordinación, pero merece la pena ir sólo por la experiencia gastronómica.

Restaurante Perro Viejo

Calle Arguijo 3

954 02 50 82

Perro Viejo

Perro Viejo
8.5

Calidad

9/10

Servicio

8/10

Ruido

8/10

Precio

9/10

Volvería

10/10

Nos ha gustado

  • El producto es muy bueno
  • La decoración intachable
  • Las costillas BBQ
  • EL buen rollo del servicio

A mejorar

  • Para aparcar el Corte inglés es lo más cercano
  • Descoordinación entre platos

Rafael Benítez Moreno

Ahora comiendo con la Familia + Amigos +100% Sonreír e Inquieto Digital. Pragmático, Serotonina y Dopamina. (A)normal en distancias cortas. Innovación at @sngular Profe Universitario en @EusaCampus y Director Académico @EncamaraSevilla. Saco tiempo para comer bien ;)

4 Respuestas

  1. Excepcional reseña Rafael, curiosamente ayer me hablaron de este local un par de personas y me lo pusieron por las nubes. Se ve que es tendencia, habrá que ir. Por cierto, el local no es la famosa casa “encantada” de Sevilla ¿?

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *